O cómo la moralidad te obliga a escoger un bando.

La nueva entrega del Capitán América llega como secuela de Los Vengadores, con montones de batallas y un tsunami de superhéroes para disfrute de los amantes de los cómics y el cine palomitero en general.

Tras una intervención de Los Vengadores donde mueren civiles, los gobiernos del mundo deciden que unas personas con estos poderes no pueden actuar libremente y quieren que firmen un acuerdo con la ONU para actuar bajo sus órdenes.
Además de hacerles firmar, deberán deberán dar a conocer sus reales identidades, por lo que quedarían completamente al descubierto de cualquier ataque. Sin duda alguna, este hecho divide no sólo las ideas de Avengers, sino que también dividirá a los superhéroes en dos bandos, el de Tony Stark que está a favor de firmar y tener un mejor control de los superhéroes censados y el de Steve Rogers que está en contra ya que alega que así son totalmente vulnerables.

Marvel lleva una temporada muy buena con sus adaptaciones a la gran pantalla desde la primera X-Men, pero ha tenido resultados dispares, y creo que fue la primera entrega de Iron Man la que hizo dar un salto de calidad, y Los Vengadores consiguió que llegase a su punto álgido. Ahora con Civil War han conseguido algo similar, pero llevándolo un poco más lejos que Los Vengadores. Y es que cualquier fan de los cómics verá como un sueño una batalla entre 10 superhéroes y con una calidad en sus coreografías tan espectacular como la que aquí podemos disfrutar.

Quizás Civil War consigue hacer lo que Batman vs Superman dejo un poco a medias, y es esa lucha entre dos grandes figuras unida a una historia interesante, pero dejando un poco de lado los misticismos de la película de Snyder para dejar paso simplemente al espectáculo.

Me parece muy conseguida la aparición a este Universo Marvel de Pantera Negra, con unas escenas de lucha espectaculares. Otra de las nuevas incorporación es Spiderman, que a aunque ha tenido varias caras en poco tiempo, la versión que aquí vemos es mucho más divertida y fresca, además de tener diálogos divertidos durante su aparición. Destacar como punto más flojo, la incorporación del Barón Zemo, muy bien interpretado por Daniel Brühl por otra parte, pero creo que no está demasiado bien construido, si nos centramos en los cómics. Espero que lo mejoren en próximas películas porque tiene mucho potencial, y creo que Daniel Brühl es un gran actor que lo podría convertir en un gran villano. Otro detalle que me pareció llamativo fue la escena de Tony Stark de joven, aunque su cara tenía un punto extraño, creo que los efectos especiales están en un punto increíble donde son capaces de reconstruir una cara y que sea creíble.

Por último, decir que en esta Civil War han obviado una parte importante, al menos a mi entender, de la lucha que se libraba en la Civil War de los cómics, y que le daba otro matiz a esta lucha, y era la revelación de las identidades secretas de los superhéroes para tener un registro de ellos. En la película ese tema queda completamente descartado, imagino que porque pocas identidades secretas hay en los héroes que aparecen en la película. Pero bueno, esto no es una queja, simplemente algo que me llamó la atención.

En conclusión, un espectáculo como pocos que entretiene con coreografias trepidantes, unos efectos bien implementados en general y un guión muy bien construido. Con todo esto veo difícil que alguien pueda salir decepcionado.
Es del Universo Marvel, y en concreto de Capitán América, la película más de superhéroes que me he encontrado, mucha acción y escenas brutales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.