O como poco a poco se tira la toalla ante la situación económica actual.

Una historia que tristemente se repite por culpa de la crisis que estamos viviendo, unos jóvenes con ilusiones, proyectos, llenos de vida y fuerza son aplastados por las deudas de los impagos de sus clientes, por lo que han de clausurar su bufet de abogados.

En vez de buscar trabajo, Leo, el protagonista, se dedican a ir de oKupas de terrados, es decir, diariamente van probando a entrar a edificios para subir a sus terrados y echar allí el día, bebiendo, fumando y viendo pasar el da. El desánimo y la poca motivación para encontrar un nuevo empleo en el panorama actual, hace que mientras cobran el desempleo estos treintañeros recorran azoteas como si fueran niños en busca de aventuras cada vez que entran en un portal ajeno.

Uno de ellos tiene pareja y además la suerte de tener un empleo, pero la negatividad y pasotismo de él versus la actividad y ganas de que él vuelva a activarse, inevitablemente hace que la relación empiece a fisurarse.

Película de escaso presupuesto, no más de 12.000€, muy bien narrada la forma con flashbacks que informa de los bonitos y prósperos inicios que se agrietan por la crisis hasta que conocemos el presente. El protagonista, a través de la relación con su pareja y su mejor amigo, poco a poco hace un acto de conciencia de si ha de seguir siendo y haciendo lo mismo que hasta ahora o quiere cambiar, pensamientos que desmotivan y hunden más a Leo.

Los actores, desconocidos para mi menos la chica del anuncio de la galleta en una panadería «Reyes, no?», me gustan y lo hacen bastante bien.

El film es un retrato de lo que nos toca vivir, contado desde los terrados, viendo pasar el tiempo entre las vistas de Barcelona.

Este detalle también me gustó, sino fuera por una señal en una autopista, no se identifica la ciudad, por lo que intenta contar una historia en una ciudad calquiera porque esta situación se puede vivir en cualquiera sitio.

Recomendable para pasar el ratillo y mosquearte con el protagonista ante los pasota de su actitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.