O cómo el terror en forma de payaso asesino se adueña del miedo.

Un grupo de personas del espectáculo viajan en su vieja Van, sin incidentes, hasta que en una parada para repostar, las cosas se complican por el carácter de los lugareños. Enseguida el grupo se marcha del lugar, sin más altercados que los verbales. Pero algo raro pasa en la carretera, de pronto se encuentran ante una parada improvisada, una trampa, una trampa mortal.
Despertarán en un viejo complejo industrial donde empezará el juego por sus vidas, han de sobrevivir las siguientes 12 horas a la pandilla de payasos asesinos que quieren ganar el juego a costa de sus vidas.

Por fin volvemos a ver a un Rob Zombie que cuenta una historia sin demasiados engaños, ni metiéndose en cosas raras como en The Lords of Salem, vemos un Rob al más puro estilo de La Casa de los 1.000 Cadáveres. Un estilo, simple pero que enseguida conecta, porque no es pretenciosa, no es compleja, lo que quiere transmitir, lo hace de forma directa y sin tapujos.

Sangre, vísceras y la supervivencia a una noche a una manada de payasos asesinos, esto es por fin, Rob Zombie.

Por supuesto, la protagonista de la historia, es su mujer Sheri Moon Zombie.

Muy recomendable, simple, llena de sangre y momentos de tensión. Muy recomendable para los amantes del género.

Os dejamos varias cosas a continuación, ya que tuvimos la suerte de poder estar en la presentación de la película, en su photocall y en la rueda de prensa:

Rueda de prensa:

Rueda de prensa de Rob Zombie & Sheri Moon en Sitges Film Festival 2016

Presentación minutos antes de la proyección de 31:

Rob Zombie & Sheri Moon Zombie Presentan “31” en Sitges Film Festival 2016

Y si queréis ver la galería de fotos que el director y la actriz se prestaron a hacerse para la ocasión… :
Sheri Moon Zombie

2 thoughts on “31, de Rob Zombie”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.