O cómo la espina clavada que se quedó en Lost desaparece con esta maravilla.

14 de Octubre de 2011, un día como cualquier otro, de repente en todo el planeta, sucede algo inexplicable: 1 de cada 5 personas han desaparecido de golpe y simultáneamente, ya estuvieran conduciendo, bailando, saltando, riendo, llorando, pilotando, comiendo, o sólo estando junto a sus seres queridos, se desvanecen de golpe, como si hubieran aprovechado un parpadeado del ojo para desaparecer de golpe.
Este inexplicable suceso, 140 millones de personas desaparecidas, representa que el 2% de la población haya desaparecido!, esto no sólo marca a toda la sociedad, sino que los gobiernos y las creencias hasta ahora seguidas, se ven sacudidas y en entre dicho dando paso a nuevas corrientes y formas de pensar.
2 años después, la gente ha intentado readaptar sus vidas como han podido, como han sabido, pero también han surgido diferentes sectas, una de ellas, una de las más provocativas y que no hace otra cosa que acechar a las personas que tuvieron un suceso (alguien de su familia desapareció ese día) e intentan convertirlo.

La primera temporada se centra en el ficticio Mapleton, New York, donde la familia Garvey, tras el Suceso, como se le llama, aún no habiendo desaparecido ningún miembro, es una familia rota por secretos y la actual situación del poblado y sus habitantes, las actitudes de algunos ciudadanos, combatiendo contra los recuerdos, la secta y el miedo a que vuelva a suceder otro Suceso en cualquier momento.

La segunda temporada, un año después de todo con lo que han de lidiar en la 1ª temporada, los Garvey, con nuevos miembros en la familia se traslada a Jarden, Texas, donde nadie de este pueblo, en todo EEUU, desapareció el 14 de Octubre del 2011. Allí, apreciaran el poder de ese sitio y lo que esconde la «bien intencionada» gente del pueblo milagroso.

La tercera temporada transcurre en el 2018, tres años después de lidiar con las situaciones que se encuentran en Texas (Dios lo qué sucede!!!), a pocos días antes del aniversario del Suceso, y transcurre en Australia, donde allí diferentes miembros de la familia Garvey intentarán impedir que ocurra un nuevo Suceso, y parte de la población vuelva a desaparecer provocando la confusión y catástrofe de nuevo.

Impresionante serie de los mismos productores y directores de Lost, donde aquí no trata de resolver qué pasa y cerrar los máximos cabos sueltos, ni dar explicaciones lógicas, sino que orientan la acción claramente hacia una situación concreta.

A medida que ves la serie, los paralelismos con su hermano mayor, Lost, son inmediatos e inevitables:
El inexplicable humo negro con la increíble desparición masiva de una parte de la población.
El carácter del incomprendido John Locke igual que el del reverendo Matt, que actúan según su verdad aunque les afecte por ello en sus vidas.
El sufrido líder Jack Shepard, que además de ser médico, tenía que tomar decisiones para dirigir las vidas de sus compañeros, igual que el sheriff Kevin Garvey se convierte en el Atlas que lleva consigo el peso de salvar el mundo.
Kate, al igual que Nora, son dos personajes femeninos con fuertes caracteres, rebeldes pero de gran corazón.
La amenaza de Los Otros en la isla, está presente por la secta muda, de blanco inmaculado que persiguen y acechan a las familias afectadas.
La idea del más allá con el que juega Lost, sobre todo en su última temporada, se ve representado con la idea forjada de la esperanza por el mundo paralelo donde residen los que desaparecieron.

Y al igual que Lost, todo cuenta, todo vale, los detalles son los que hacen a Leftovers, una canción, una imagen de un libro, una noticia que se oye de fondo, nada es casual, todo vuelve o es la explicación de algo.

El final de la tercera, es de quitarse el sombrero, porque los monólogos explicando situaciones, motivos y acciones del pasado, son conmovedoras a la par que sorprendentes.
No podría decidirme por un personaje ya que todos cumplen con su papel de forma brutal, sin ellos otro personaje no tendría sentido.
Aunque la 3ª temporada es la que menos sentido tiene para mi, los diálogos la convierten en una auténtica maravilla en la que disfrutar cada palabra desgranada, cada gesto de la cara, primeros planos de rostros explicando sucesos y sentimientos, que traspasan la pantalla para calar su sufrimiento.

Los personajes son maravillosamente complejos, su desarrollo durante los capítulos son increíbles igual que las historias que cuenta. el peso de la responsabilidad para hacer el bien o el mal, el arrepentimiento, cumplir con con el deber aunque conlleve situaciones que afectarán al personaje u a otros directamente, encrucijadas, el despojo de los sentimientos aún siendo profundos, querer hacer el bien haciendo el mal, tener razones equivocadas y actuar en consecuencia….. un sinfín de razones que hace que los conviertas en tuyos

La cabecera y la música de la primera temporada me parecen de una preciosidad y gusto increíbles, música del compositor Max Richter como si fuera la Capilla Sixtina, con imágenes de Sucesos y gente como arrastrada hacia el cielo.

Sin duda se ha convertido en una de mis series top de todos los tiempos y por supuesto empujo a verla todo el mundo que me pregunta por alguna serie, por lo que no lo dudéis por favor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.