O como los años no pasan en balde, y lo típicos tópicos no tienen por qué ser tan malos.

En Las Vegas están a punto de trasladar a Gabriel Cortez (Eduardo Noriega) unos de los más cruentos jefes del narcotráfico desde Escobar a una prisión de máxima seguridad, pero el traslado es saboteado por los miembros de la droga, liberando así a Cortez. Para escapar de la justicia americana deciden atravesar la frontera a través de un puente de un pueblecito fronterizo, pero para ello, claro, han de cruzar este pueblecito, gobernado por un leal y querido Sheriff (Arnold Schwarzenegger), ex agente condecorado retirado de Los Ángeles, claro está que hará todo lo que esté en su mano para poder detener a Cortez de su huida hacia la impunidad de su país.

Al principio, reconozco, que me daba mucha mucha pereza ver una peli en la que el protagonista era un oxidado Schwarzenegger que además hacía de servidor de la ley y con coches a toda velocidad… Pero por otro lado me daba mucha curiosidad ver qué es lo que podría haber creado el director de I Saw the Devil y 2 Hermanas, por lo que al final me decidí y me acabó divirtiendo bastante.

Me sorprendieron muchas cosas del film la verdad algunas buenas otras malas y otras… Para flipar vamos.

Me chocó bastante ver a un Schwarzenegger viejo, oxidado y tan operado, pero durante la película se hacen acopio de estos adjetivos, y está bien porque se mete con él mismo, con su estado, de forma cariñosa y divertida. Evidentemente que hace el papel que siempre le toca hacer, de poli bueno que se sacrifica por el cumplir de la ley contra un malo malísimo, pero qué otra cosa se puede esperar de este actor?

Respecto a Noriega, buffff que pena porque sí está buenísimo, el traje le queda que parece que sea parte de su cuerpo, pero como actor, y me refiero a esta película en concreto…, vamos que no, que mejor que hubiera hablado menos, aaahhh!! Ya que hablamos de hablar, él mismo se dobla en la versión castellana y no puede hacer una entonación más forzada porque estaría prohibido y ahora entiendo que es por eso que nos les dejen doblar se a sí mismos, para no empeorar ya su pobre actuación.

Por cierto, qué les pasa a los directores extranjeros cuando trabajan con actores masculinos españoles, que les tienen que modificar / ridiculizar con un cambio de look horrible, hortera o dañina para la salut visual del público?!!!, por qué a uno les ponen una mechas que no pegan, pelucones níveos o calvicies retrasadas, no pueden quedarse como están que quizás ya están bien!?

Los diálogos predecibles o falta de ellos en varias escenas, nada profundo por supuesto ni nada transgresor, pero que tiene sus puntos, como ver al loco de Johnny Knoxville como un forzado ayudante de Sheriff, y sobre todo un despiporre de sangre y balas, desmembramiento de extremidades y coches rapidísimos.

En fin, un western moderno adaptando los caballos a coches, las casas de madera del antiguo Oeste por casas de un tranquilo pueblecito, la típica plaza del desafío entre pistoleros y peleas finales, una divertida típica-tópica película de buenos y malos en la que es para verla y desconectar, para reírte y no pensar en ir más allá con esta película porque no es posible.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.