O cómo haber convertido dos películas anteriores en una magistral trilogía.

David Dunn es propietario de una tienda de seguridad junto a su hijo Joseph, pero además es un justiciero caracterizado por ir tapado con un chubasquero, ya que precisamente su punto débil es el agua. Todo se complicará cuando descubra que el hombre de múltiples personalidades tiene secuestradas a unas jóvenes. David, creyendo saber dónde este extraño hombre las tiene secuestras, intenta ir a rescatarlas, y aunque consigue liberarlas, serán finalmente capturados por la policía, pero retenidos en un centro psiquiátrico para ser estudiados antes.

A PARTIR DE AQUÍ SPOILERS

Magnifica, sencilla, brillante, el fin de una etapa que da vida a una nueva.

Aunque, supongo que acostumbrados a las superproducciones de héroes y efectos especiales, me pareció sencilla, pero es que de eso mismo se trataba, de centrarnos en los personajes y en la trama y no en sus habilidades.

James McAvoy está de Óscar, dando vida, y tan diferente, a todas las personalidades que su personaje sufre, cada una tan extrema y sin embargo tan bien representada, me parece muy injusto que no haya sido nominado por su interpretación múltiple. Además, explicando su pasado, entiendes y te compadeces tanto del personaje, que casi justificas toda la locura de sus personalidades, cada una de ellas creadas para fortalecer alguna etapa de su vida y de la verdad que la moldean.

De Bruce Willis sólo podemos decir, que hace de él en estado puro, de alguien que siempre sufre, siempre alerta, siempre debiéndose a los demás, taciturno, Bruce Willis. Aunque su muerte me pareció algo floja, ahogado en un charco, me pareció algo pobre para alguien con ese poder, aunque el agua es su kriptonita, hubiera esperado algo como el propio tanque, con unos volúmenes del líquido mortal que le hicieran totalmente vulnerable y no reahogado en un charquieto por 2 hombres.

Y Samuel L. Jackson, cuesta creer que sea él detrás de toda ese maquillaje, vestuario y peluca, tras ese personaje tremendamente inteligente que acaba mostrándole al mundo lo que él anhelaba con todas sus fueras: que la gente extraordinaria existe y hay gente corriente que quiere taparlos.

Me parece brillante que haya acabado con la vida de los 3 personajes para que sea una trilogía cerrada, es lo más lógico, aunque claro, no te lo esperas y te deja en shock. Pero sin duda, ha sabido cerrar bien la historia de los 3, dejando bien abierta dos temas para próximas ideas del brillante director: los agentes maliciosos que quieren acabar con la gente especial, en la que surgen mil preguntas, desde quiénes son a para qué hacen todo esto y el segundo tema, la gente que es diferente tiene ahora la oportunidad de identificarse con alguien igual que ellos, sin avergonzarse, aunque estén viviendo en las sombras.

Tal vez haya dado el pistolezado de salida a un nuevo universo a los X-Men…?

Lo veremos en sus nuevos filmes?

Muchas dudas, o esperanzas de querer que cree algo con este nuevo material que ha creado.

Magistral también los 3 personajes secundarios y el punto de unión entre secundarios y principales, que es la doctora Paulson, pareciendo una cosa, casi convencioendo al público con sus argumentos para desmontar sus fuerzas y amaestrarlos, para finalmente, ser la ejecutora y perteneciente a un grupo de personas que no sólo están familiarizados con estos súper hombres, sino que los quieren muertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.