O cómo creer en cuentos de viejas a veces pueden salvamos la vida.

Un padre y su hijo son los médicos forenses del pueblo, y han de lidiar con un extraño caso. El de una mujer que llega sin identificación alguna y su extraña causa de muerte, ya que su cuerpo no obedece al rigor mortis que las leyes de la naturaleza imponen a los cuerpos sin vida. Pero no sólo será el cuerpo el que presente signos anormales, sino que la sala forense empezará a ser víctima de una extraña maldición mortal.

Bueno, una película más del género de maldiciones mortales, mujeres que vuelven a la vida para cumplir su cometido y de pobres víctimas que han de ser los sacrificados para que se cumpla la maldición.

Totalmente palomitera, que causó mucho revuelo pero tampoco hemos podido llegar a entender el por qué, ya que no deja de ser un estereotipo del género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.