O cuando el karma actúa sin piedad.

En una familia adinerada, poco a poco entra a servir a los 4 miembros de la familia, unos individuos que con engaños y malas artes, se irán introduciendo poco a poco en sus vidas.

El director Joon Ho Bong (guionista en Okja, The Host) nos trae una retorcida historia de miserias, engaños, mentiras, pero sobre todo, de supervivencia.

Aunque llega el momento que dices, mira cómo el karma se cobra sus malas artes, te das cuenta de su miseria, de la cloaca en la que viven y no dejan de ser ratas que suben al corcho para sobrevivir.

Actores como Sun-Kyun Lee (A Hard Day), Yeo-jeong Jo (The Servent) Woo-silk Choi (Okja, Train To Busan) o Song Kangaroo-ho (The Host, Memories of Murder), hacen posible unas actuaciones soberbias, interpretaciones donde se define totalmente las claras partes de las que se divide el film, desde un total dominio de la situación, pasando por el descontrol supone la aparición de la antigua ama de llaves y lo que provoca, así como el desarrollo amargo y dramático del final, sus gestos, expresiones, sus lenguaje corporal abatidos o pletóricos, casi, no les hace falta hablar, la interpretación de personajes egoístas, mirando sólo por ellos mismos sin ni siquiera tener en cuenta el mal que han causado a otras personas y lo que les pueda ocasionar sus despidos.

Momentos que me recordaban a Dogtooth de Yorgos Lanthimos, tal vez por los intensos colores dentro de la lujosa casa, a la vez acristalada pero rodeada de bosque para no ser vistos, con mentiras y manipulaciones para conseguir sus propósitos.

Una diferenciación de clases muy marcada, jugar con las cosas de los demás, ser rico y vivir como tal, sin tener que importante ya que el trabajo duro, tal vez dinero de generaciones, les hace estar en esa posición, además de pensar que las cosas pueden hacerse si se paga justamente; todo contra la cruda realidad de la pobreza y la miseria de gente que tienta demasiado a su mala suerte, y cuando se les presenta una oportunidad, estiran demasiado de la cuerda para su beneficio, rápido y fácil para ya que es su vía y método de supervivencia, para intentar salir de donde están mientras han de mantener lo poco que tienen puesto que lo único que les queda es su triste y pobre vida.

Un film desalentador, lleno de tensión, muchas mentiras y manipulaciones, en las que comentarios y gestos, te hacen sentir mal por los sirvientes pero no por ello culpas a los dueños porque la vida, la vida es así…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.