O como las apariencias engañan y tus hijos son todo los que un padre no desearía no en sus pesadillas.

Kanako es una joven estudiante que desaparece sin dejar huella aparente. Su padre, un violento y esquizofrénico ex teniente de policía, intentará encontrarla por todos los medios, pero poco a poco descubre la terrible verdad, la verdad de cómo es la vida secreta de Kanako.

Con muchas pinceladas en la trama que recuerdan a Old Boy, es un film trepidante, engañoso y brutal.

Aunque una vez más se recurre a la pedofilia, nos muestra (de nuevo) lo podrida que está la gente o lo que la gente puede llegar a pudrir sobre todo con dinero, viejos y con altos cargos son los que siempre pueden no sólo pueden llevar a cabo este tipo de enferma sexualidad sino que además tienen el poder para taparla y seguir con ello.
Y en vogue el amor entre padres e hijos, el amor paterno-filial o … Sentimientos que van más allá.

Está muy bien pensado de nuevo el cóctel que forman el bulling, las drogas y el sexo, mostrándonos así la otra cara de la moneda, lo que se puede llegar a hacer por salir de esa maldita espiral de humillación, el que alguien poderoso te de apoyo y visibilidad y ayuda a dar confianza, aunque sea engañosa.

Muy recomendable, mucha acción, mucha trama de una mente tanto retorcida como cruel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.