O cómo un tic como comer tu propio pelo te hace encontrar a alguien como tú.

Eliazar, Eli, es un joven desafortunado en su vida, con sólo un camión decide hace un encargo al transportar un motor a otra ciudad. Allí conocerá a la chica que le llevará a la perdición.

A veces desagradable, a veces lenta, pero con una historia diferente sobre gente q se come el pelo como necesidad y patología.
Y nadie te puede entender mejor que otro igual con la misma obsesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.