En este tercer día tenemos de todo, entrevistas, fotos y películas claro.

The World’s End, divertidísima y entretenida película, esta vez con tintes apocalípticos, traída una vez más por el ingenioso director Edgar Wright. Cinco amigos de toda la vida, en su pueblo natal deciden hacer La Milla de Oro, un recorrido por los pubs del pueblo, pero no llegaron al fin, la borrachera y otros añadidos impidieron este propósito. Décadas después, el cabecilla de este esparcido grupo, decide volver a reagruparlos para, esta vez sí, completar La Milla, pero su plan se trunca cuando descubren que en su pueblo la gente ha sido sustituida por robots para que la Humanidad sea salvada de sí misma.

The Call, sin duda para mi, una de las mejores del festival, tensión, asesinatos, estómago encogido, manos en la cara, nerviosismo y adrenalina a mil. Estamos en Los Ángeles, concretamente en la estación central de llamadas de emergencia, el 911, conocido como La Colmena. Una de las llamadas recibidas es de una chica que está secuestrada en el maletero de un coche y hace todo lo posible junto a la operadora de emergencias, para no sólo poder salvar su vida sino también dar caza al psicópata que siembra el terror entre las rubias quinceañeras.

Pasamos a un sorpresón de película india como es Ugly, un film trepidante, angustioso, cruel, que refleja la miseria de este país y lo miserable que puede llegar a ser la gente por el asqueroso dinero. Estamos es un entorno acomodado y con poder, un entorno policial e influyente, lleno de trapicheos y acciones bajo manga, en el que un prestigio y poderosoj efe de policía vigila de diferentes maneras a su abandonada mujer, divorciada de un aspirante frustrado a actor con la que comparte una hija y la custodia compartida de ésta. La trama empieza cuando la niña es secuestrada en una de las audiciones de su padre que le acompaña y no sólo todo el mundo se convierte en sospechoso sino que serán responsables de oscuros secretos que salen a la luz. Para mi una de las indispensable de esta edición.

Una de las favoritas del festival, y para mi decepcionante, es Proxy, una historia de mujeres alteradas, caprichosas y egoístas, con deseos de llamar la atención desesperadamente bajo el marco de la maternidad. Una joven mujer es atacada violentamente en el 8º mes de embarazo provocando el aborto del no nato. Ante este salvaje ataque decide ir a un grupo de apoyo donde mujeres han perdido a un ser querido o pasado por tremendas y horribles situaciones traumáticas. Allí conocerá a una encantadora chica, ofreciéndole su ayuda como soporte a tan terrible experiencia. Pero las cosas no son lo que parecen, en ninguna de las situaciones, ninguna acción es aleatoria.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.