O cómo el origen de algo malvado habita en una muñeca.

Uma pareja pierde en un trágico accidente a su querida hija. 12 años más tarde acogen a unas huérfanas y a la monja que las supervisa en su casa. Las únicas normas son no entrar en la habitación de la señora de la casa y no entrar en la habi¡tación de la m¡niña fallecida. Pero la curiosidad y aparariciones en la casa hace que la joven Esther no sólo entre al cuarto de la pequeña fallecida, sino que encontrará una extraña y atrayente muñeca. La actitud de Esther empieza a cambiar, así los extraños ruidos y movimientos de cosas en la casa que se harán cada vez más violentas, poniendo en peligro a dueños y niñas.

He de decir que me gustó muchísimo más que su antecesora Annabelle, y realmente crea clímax y escenas de miedo.

Aunque se sabe perfectamente qué clase de película se va a ver, la de una muñeca diabólica que intenta poseer almas y pasarán cosas horribles con espíritus, cumple muchas veces con la ración de miedo y tensión que se espera en un género como este. Y aunque esperas el susto y no es nada innovadora en el miedo que enseña, ayuda a crear el ambiente no sólo la fotografía, sino también la interpretación de las niñas que creo que lo hacen muy bien.

Muy recomendable para disfrutarla en la noche de Halloween.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.