O cómo las cosas no son como crees que son, o sí.

Rodada como un falso documental, un equipo que se dedican a los fenómenos paranormales investigan los extraños sucesos que ocurren en una casa formada por un padre recién enviudado, su hija adolescente enfadada con el mundo y con una ira brutal que carga contra su padre y su hijo pequeño de unos 8 años. Entrevistan a los miembros de la familia sobre estos sucesos mientras son testigos de lo que sucede en el apartamento, cada vez sucesos más violentos y que se presencian durante todo el del día, evidentemente a la noche se sufren los más violentos.

Cada vez más usada la técnica del falso documental hay que sumarle otra película de sucesos paranormales añadiendo niños y una nueva variante, un padre viudo, que piensas»bueno!! hhuuiyy quién va a ser el fantasma, tal vez la madre?» (leer con ironía claro)

Lo que me gustó es que el miedo que se impone es lo que se intuye, porque realmente lo que es fantasmas poco se ven, es más lo que puedes imaginarte cuando se mueve un cuadro o un mueble, es lo que percibes durante el transcurso del film.

Spoiler: lo que me atrajo es el diálogo final del padre, de cómo se transforma el personaje, de cómo a medida que narra la historia cambia la facciones, cómo cambia la expresión de la cara y cómo su lenguaje corporal cambia y se vuelve un depredador, de cómo cambias el punto de vista que tenías sobre él, cómo dudas, cómo piensas que no puede ser, y acabas pensando qué hijo de puta!. Esta transformación en los hechos hace que la película tome un nuevo sentido y encajen algunas piezas que al principio podrías pensar que eran sosas o bien es otra película más del montón.

La escena final, pues típica y previsible y muy utilizada para crear secuelas y provocar la duda del espectador.

Recomendarla? Por qué no, está bastante bien rodada, los hechos se manifiestan en un solo escenario por lo que provoca y se palla la claustrofobia y el ambiente enrarecido de todo lo que sucede, mira, pues sí, estas sensaciones las traslada bastante bien más allá de la gran pantalla, hace que el espectador llegue a sentir y padecer este ambiente entre los dos mundos que chocan entre la frustración del padre y la ira de la hija adolescente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.