O como una dura dictadura es parodiada hasta ser censurada por amenazas de muerte.

Dave Skylark, (James Franco) controvertido presentador, y su productor Aaron Rapoport (Seth Rogen) son los responsables del Night Show Skylark Tonight, programa de entrevistas que llega a sacar lo peor de cada celebrity entrevistada por Dave, consiguiendo récords de audiencia. Pero reciben la propuesta de un gran y especial fan, el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, que les ofrece pactar una entrevista. Lo noticia y la aventura es de tan grandes dimensiones, que la CIA contacta con él para llevar a cabo una peligrosa misión, llegar hasta el líder oriental y asesinarlo.

Sin duda alguna, esta comedia generó muchísima controversia ya que ridiculizaba al tan temido líder coreano, mostrándolo débil, llorón y como un alto consumidor de productos estadounidenses.
Desde luego, no deja de ser una comedia más de James Franco y Seth Rogen, pero la muestra de la obvia represión que tanto intentan negar y esconder (que hemos podido ver en algunos documentales), y el control total en todos los aspectos de la vida, social, familiar, etc, no dejaron indiferente a las autoridades y responsables coreanos, por lo que las amenazas empezaron a llegar.

La historia de la película es igual de curiosa que sorprendentemente provocadora.

La idea de asesinar a un líder de estas dimensiones a manos de un periodista ya les rondaba a Rogen y Goldbergya por el 2000.
Inicialmente pensaron en caracterizar al líder de Corea del Norte Kim Jong-il, pero al fallecer en el 2011 tuvieron que posponerlo hasta que su hijo, Kim Jong-un, llegó al poder.

En noviembre de 2014, Sony Pictures Entertainment fue hackeada, presuntamente por un grupo de Corea del Norte, robó y filtró varias películas de la compañía aún sin estrenar y, entre otros detalles de los protagonistas, como la filtración de los sueldos de Rogen y Franco, de 8,4 y 6,5 millones de $, respectivamente. Además los hackers exigieron que Sony retirase The Interview, amenazando en esas Navidades ataques terroristas contra los cines que se atrevieran a proyectar el film.

Rogen y Franco cancelaron eventos de la promoción de The Interview. Sony entendió a los cines que se negasen a proyectarla por razones obvias de seguridad. Ante la avalancha de cancelaciones por parte de las grandes cadenas de cines por razones de seguridad y miedo, Sony canceló el estreno tanto en Estados Unidos, como en el resto del mundo.
No ha salido públicamente en ningún formato digital, aunque los afortunados subscriptores Netflixde USA pueden verla en on-line (por ahora).
Pero es cierto que gracias a la generosidad de las personas, la filtración y difusión de los cibernautas, se puede encontrar y visionar fácilmente en la red.

Hasta el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, reprochó a Sony la cesión ante la presión por la difusión y emisión del film. Finalmente Sony autorizó a unas pocas salas independientes la proyección del polémico film. Inmediatamente Corea del Norte reaccionó insultando al Presidente y condenando a la película.

Os dejo el reparto de la polémica película.
Y el divertido «>trailer que te hará querer verla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.