O cómo criarse en el infierno, conviviendo con tu secuestrador, el mismo que asesinó a tu madre y te tiene como esclavo en su vida demente.

 

Una mujer con su hijo de unos 7 años, entra a un taxi para ir al cine pero nunca llegaron, puesto que este taxista (Vincent D'Onofrio) asesina brutalmente a la madre y le perdona la vida al pequeño, raptándolo y haciéndolo su esclavo, encadenado a una gran cadena que le permite moverse por la casa pero nunca escapar, sufre su crecimiento y desarrollo como adulto con las exigencias de este psicópata, come de sus sobras, duerme y vive a merced del asesino y sobre todo, ha de aguantar los gritos de súplica por sus vidas de sus víctimas, todas mujeres, y si hubiera algo peor que reforzarse en la cordura para no caer en el caos mental que esto conlleva, ha de limpiar el escenario de terror que ha dejado en el cuarto de matanzas del sangriento dueño de la casa. Pero un día, secuestra a alguien especial y es entonces…

 

Me pareció una pequeña gran obra maestra porque sutilmente transmite tanto, de forma escondida y disimulada muestra tanta empatía con el personaje, contagia tantas sensaciones.

 

Las escenas de ver sin mirar, de sentir escuchando, de transmitir el pánico, la agonía, el miedo a morir en cualquier momento con sólo una expresión corporal o una contracción gestual en el rostro están muy bien transmitidas, traspasan la pantalla con facilidad y mantiene al público en vilo y en tensión constante.

Además gran parte de la película y el escenario principal es la casa del asesino, que es realmente el diminuto mundo en el que el pequeño crece y se desarrolla como adulto, por lo que la sensación de claustrofobia y angustia, esa sensación de no poder ir más allá de las cuatro paredes en las que respiras durante muchísimos años encadenado, maltratado físicamente y amputado mentalmente están exquisitamente reflejados.

Por sí fuera poco, además de soportar y limpiar las barbaridades de este cruel y demente mentor, hay que resaltar que la ayuda reflejada en el tipo de mobiliario, la escasa luz de ambiente que alumbran los planos y los angulares que muestran la estrechez de crecer en una casa sin poder salir de ella, refuerzan más aún las sensaciones tan horribles que nos quiere hacer llegar la directora.

 

Realmente, era una película que ya de por sí me motivaba mucho verla sabiendo de quién era, pero es que verla me dejó totalmente alucinada.

 

Además, hay que resaltar el giro inesperado en la película es increíble, que te deja la boca seca y sin duda no te lo imaginas, te quedas echo polvo al conocer y saber la verdad.

 

Es sin duda una gran película para pasar una gran tarde de tensión, nervios y gran angustia.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.