El primer día la verdad es que ha sido intenso un total de 7 películas, incluída la fría Red Carpet que este año ha decidido helarnos, la inauguración con un bocata y 2 cortadas durante todo el día en el cuerpo.

Empezamos a primera hora de la mañana con Contracted, una vuelta de tuerca más al tema zombie, pero esta vez no sólo desde el punto de vista del infectado, sino como si se tratara de una enfermedad que se convierte en chunga, letal vaya, y de su, en este caso, desestructurada vida hasta su nueva no-vida.

Seguimos con Byzantium, una moderna historia de vampiros, con flashforwards explicando su origen vampírico pero centrada en la supervivencia de una madre y su hija de esta raza y su desesperada lucha por librerarse de la Hermandad, un clan vampiro que no quiere a miembors mujeres, sólo hombres.

La siguiente es The Colony, una historia más sobre el postapocalipsis y la cruenta batalla entre los supervivientes para seguir luchando por sus vidas, bajo tierra, sobre toneladas placas de hielo y nieve que asola el mundo debido a la fallida manipulación sobre el control del tiempo por parte de la humanidad.

Toca salir corriendo e ir a por Antisocial, con una nueva versión de infectados zombies que colapsan el mundo a través de un virus que se propaga a través de una red social en concreto, la que más repercusión tiene y más seguidores tiene en la Red, la red social en la que todo el mundo está y quien resulte afectado poco a poco se convierte en infectado rabioso.

Seguimos con Rigor Mortis, una metáfora sobre la muerte, una bella ida de olla visual, en la que mezcla realidad y ficción, un film oriental en el que los combates sobrenaturales se convierten en algo cotidiano.

Descanso hasta la gala de apertura, presentación y premios de cortos y largometrajes de 3 continentes, charlas, fotos, galardonados y por fin la película que abre el festival, la primicia de The Gran Piano, una historia al más puro estilo de Hitchcock protagonizada por Elija Wood, dando vida a un gran pianista que vuelve a los escenarios después de un tiempo de retiro por un error cometido en un concierto, ahora ha de tocar la misma pieza bajo presión de muerte.

Finalmente clausuramos la noche con Theorem Zero, donde Terry Gilliam da vida en su fantasioso mundo a un hombre obsesionado con su origen, sacrificando todo en lo que cree por saber qué sentido tiene su vida.

Próximamente podréis disfrutar de las fotos y la rueda de prensa de Terry Gilliam, de Eli Roth y mucho más.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.