O cómo después de la muerte quedas anclado en el sitio que amaste y ves pasar la vida de los demás.

C y M, son una joven pareja que se aman y adoran. Pero todo cambia cuando él fallece en un accidente. M queda destrozada e intenta sobre llevarlo, pero de pronto C se convierte en un fantasma que merodea la casae intenta hacerle compañía a M. Ella ajena a esta etérea existencia, rehace su vida y abandona la casa. C verá como la casa es habitada y deshábitada por diferentes habitantes y épocas.

He de decir que sale bastante decepcionada de un film que no parecía lo que en tráiler vendían, pero es una película que una vez madurada y vista con perspectiva, le sacas más partido y matices a la historia.

Sin duda es un film para tomarlo con calma, no esperar que suceda nada y en el que al igual que el fantasma, el espectador se abandona a la contemplación del tiempo, al ver pasar, al simplemente estar sin intervenir en los acontecimientos, cómo precisamente lo que somos, espectadores de la vida de los demás.

Un film bello, en el que sin mostrar nada más que una sábana como fantasma, la exprión y falta de ella en algunos casos, hacen que el protagonista comunique su melancolía, que su contemplación atraviesa la pantalla y te hace tener una reforzada visión de “aquí sólo estamos de paso”.

Al contrario que mucha gente, la recomiendo ver, pero sin perspectivas, entregarse a este visionario del mundo que nos rodea y ocupa el espacio que una vez ocupamos nosotros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.